Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


LECCIÓN 12 



Palabras para recordar 



U/ ypV Referencias: 

Deuteronomio 4, 6, 28; 

Patriarcas y profetas, 

págs. 494-501. 



Versículo para 
memorízar: 

'Adoren 

al Señor, su Dios... 

y sírvanle solo a ér' 

(Deuteronomio 6:13). 



Objetivos: 

Los alumnos: 

Sabrán que 

adoramos a Dios 

cuando elegimos 

obedecerle. 

Se sentirán leales 

al Dios del cielo. 

Responderán tomando 

decisiones de obediencia 

que honren a Dios. 



t:> 



Mensaje: 

Adoramos a Dios 

cuando elegimos 

obedecerle. 



Tema del mes 

Adoramos a Dios cuando le obedecemos. 

Resumen de la lección 

Moisés le está presentando su último mensaje a los israeli- 
tas. Pronto irá al monte Nebo, donde verá desde lejos la tierra 
prometida. Allí morirá. Su mensaje habla del amor que se reve- 
la a través de la obediencia y el servicio y que trae grandes 
bendiciones de Dios. En su discurso de despedida, Moisés les 
recuerda el cuidado de Dios al sacarlos de Egipto y durante 
más de cuarenta años en el desierto. 

Esta es una lección acerca de la adoración 

Dios había bendecido a su pueblo durante su viaje a la tie- 
rra prometida, aun cuando se rebelaron una y otra vez, toda- 
vía los amaba con un amor cuya respuesta debía ser de amor, 
lealtad, servicio y obediencia. Todo esto es parte de la adora- 
ción. Dios nos llama hoy a esa misma entrega y nos ofrece las 
mismas bendiciones al adorarlo a través de la obediencia a sus 
mandamientos. 

Para el maestro 

'^Moisés se presentó ante el pueblo con el objeto de repetir- 
le sus últimas advertencias y amonestaciones. Una santa luz 
iluminaba su rostro. La edad había encanecido su cabello; pero 
su cuerpo se mantenía erguido, su fisonomía expresaba el 
vigor robusto de la salud, y tenía (los ojos claros y penetran- 
tes). Era aquella una ocasión importante y solemne, y con pro- 
funda emoción describió al pueblo el amor y la misericordia de 
su Protector todopoderoso'' (Patriarcas y profetas, pág. 495). 

Tas leyes que Dios dio antaño a su pueblo eran más 
sabias, mejores y más humanas que las de las naciones más 
civilizadas de la tierra'' (Patriarcas y profetas, pág. 497). 

''Si oyeres diligente la voz de Jehová tu Dios, para guardar, 
para poner por obra todos sus mandamientos que yo te pres- 
cribo hoy... bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el 
campo; bendito el fruto de tu vientre y el fruto de tu bestia... 
Enviará Jehová contigo la bendición en tus graneros, y en todo 
aquello en que pusieres tu mano" (Patriarcas y profetas, pág. 
499). 

"Moisés cerró su discurso con estas palabras conmovedo- 
ras: 'A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra 
vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la ben- 
dición y la maldición; escoge pues la vida" (Patriarcas y profetas, 
pág. 499). 

Decoración del aula 

Ver la lección n° 10. 



98 LECCIÓN DOCE 



ADORACIÓN 



Deiarrollo del pro^rdma 



Sección 

Bienvenida 



Minutos 



Actividades 



permanente Reciba a los alumnos 
a la entrada. Escuche 
sus problemas o motivos 
de gozo. 



Materiales necesarios 

Ninguno 






o 



Actividades 
preliminares 



hasta 10 A. Palabras compuestas Ninguno 

B. Escuela de obediencia Orador invitado 



Oración y alabanza hasta 10 



Compañerismo 


Ninguno 


Cantos 


Verpág. 101 


Misiones 


Folleto Misión para niños 


Ofrenda 


Canasta u otro recipiente 


Oración 


Ninguno 



Lección bíblica 



hasta 20 Experimentando la 
historia 

Versículo para memorizar Ninguno 
Estudio de la Biblia Biblias 



Vestimenta de los tiempos bíblicos 



K9 Aplicando la 
lección 



hasta 1 5 "A" es para adoración Ninguno 



^^B Compartiendo la 
^^ la lección 



hasta 1 5 Entra a mi corazón 



Patrón de corazón (ver pág. 118) 
papel rojo, tijeras, lápices o lapiceras 



En cualquier momento del programa se puede orar o alabar a Dios con un canto 



LECCIÓN DOCE 99 



ENSENANDO lA LECCIÓN 



Bienvenida 

Dé la bienvenida a sus alumnos en la puerta de entrada. Pregúnteles cómo 
han pasado la semana, qué cosas buenas les sucedieron o qué problemas enfren- 
taron. Escúchelos repetir el versículo para memorizar de la semana pasada y aní- 
melos a contar una experiencia de su estudio de la lección de la semana pasada. 
Comiencen con la actividad preliminar que usted haya elegido. 



o 



Actividadef preliminareí 

Seleccione la actividad o actividades más apropiadas para su situación. 



Necesita: 

• orador invitado 



A. Palabras compuestas 

Diga a sus alumnos: Vamos a jugar un juego de palabras. ¿Sabes lo que es 
una palabra compuesta? Sí, son dos palabras puestas juntas para formar una 
sola, tal como nochebuena. Hoy hablaremos acerca de las últimas palabras 
pronunciadas por Moisés al pueblo de Israel. Pero por ahora jugaremos este 
juego. Voy a decir la primera parte de una palabra compuesta y ustedes dirán 
la segunda que va con ella. Veamos qué tan rápido me pueden dar la palabra 
que va con cada una. Deje que algunos alumnos tomen su turno para pensar y 
decir palabras compuestas para que los demás las completen. Sugerencias: 



auto-móvil 

agri-dulce 

media-noche 



subi-baja 

para-brisas 

madre-perla 



agua-fiestas 

medio-día 

pati-zambo 



Para reflexionar 

Pregunte a los alumnos y espere la respuesta: ¿Qué es una palabra compues- 
ta? (dos palabras puestas juntas para formar una sola palabra) ¿Les gustó jugar 
este juego? ¿Les pareció difícil? Cuando deseamos expresar nuestros pensa- 
mientos, usamos palabras, hablamos. Es una forma de hacer que los demás 
sepan lo que estamos pensando. En nuestra historia de hoy, Moisés les habla 
a los israelitas. Tiene un mensaje especial para ellos, uno que desea que 
recuerden toda su vida. Nuestro versículo para memorizar nos dice más acer- 
ca de ese mensaje. Dice: 'Adoren al Señor, su Dios... y sírvanle solo a él' 
(Deuteronomio 6:13). Cuando amamos y servimos a Dios, le obedeceremos. Y 
cuando obedecemos a Dios lo estamos adorando. Nuestro mensaje de hoy es: 



t:> 



ADORAMOS A DIOS CUANDO ELEGIMOS OBEDECERLE. 
Díganlo conmigo. 



B. Escuela de entrenamiento 

Pida con anticipación a alguien que haya llevado a su perro a una escuela de 
entrenamiento, que le hable a la clase. Pida que explique lo que es una escuela de 
entrenamiento, lo que aprenden los perros, los beneficios de entrenarlos en la obe- 
diencia, etc. Diga a sus alumnos: Hoy tenemos a un invitado especial que nos va a 
hablar acerca de escuelas de entrenamiento para perros. ¿Han escuchado alguna 
vez acerca de una escuela de entrenamiento? ¿Quién va generalmente a una 



100 LECCIÓN DOCE 



escuela de entrenamiento? Sí, los perros, aunque no sería una mala idea tener 
escuelas de entrenamiento para las personas. 

Para reflexionar 

Pregunte a los alumnos y espere la respuesta: ¿Tienen alguna pregunta que 
le quieran hacer a nuestro invitado? Dé las gracias al orador invitado. ¿En qué 
se parece lo que un perro aprende en una escuela de entrenamiento a lo que 
les han enseñado sus padres? Nuestra historia bíblica de hoy trata acerca de 
Moisés y de algo que quería enseñarles a los israelitas. Moisés tenía un men- 
saje especial para ellos acerca de las bendiciones que tendrían al obedecer a 
Dios. Quería especialmente que se acordaran de amar y obedecer a Dios. 
Nuestro versículo para memorizar dice: 'Adoren al Señor, su Dios... y sírvanle 
solo a ér' (Deuteronomio 6:13). Nuestro mensaje de hoy es: 

I — ^ ADORAMOS A DIOS CUANDO ELEGIMOS OBEDECERLE. 
— y^ Díganlo conmigo 





Oración y alabania 




Compañerismo 

Si es apropiado informe los problemas o pesares y los motivos de gozo de los alum- 
nos, según lo expresaron al entrar. Permita que sus alumnos comenten sus experiencias 
con el estudio de la lección de la semana pasada y repase el versículo para memorizar. 
Celebre los cumpleaños, acontecimientos especiales y logros de sus alumnos. Dé una 
cordial bienvenida a todos los visitantes. 

Cantos sugerentes 

t" ''Mi mejor amigo'' (Alabanzas infantiles, n° 45). 

Q j "Dios es amor" (Alabanzas infantiles, n° 49). 

pT "Al andar con Jesús" (Himnario adventista, n° 238). 

^ "Me entrego a Jesús" (Alabanzas infantiles, n° 38). 

"Habla, Señor, a mi alma" (Himnario adventista, n° 413). 

/5^. Misiones 

\^^ Cuente una historia del folleto Misión para niños. Enfatice la obediencia a Dios en esa 

historia. 



Ofrenda 

Diga a sus alumnos: Adoramos a Dios cuando le traemos 
nuestras ofrendas. 



Necesita: 

• canasta u otro 
recipiente 



Oración 

Pida a sus alumnos que mencionen formas como Dios los ha bendecido en su vida. 
Ore dándole gracias a Dios por las bendiciones que nos da. 



LECCIÓN DOCE 101 



o 



Necesita: 

• vestimenta de 
tiempos bíbli- 
cos para adulto 



Lección bíblicA 



Experimentando la historia 

Personajes: Moisés (adulto que 
cuente la historia), los alumnos son los 
israelitas. 

Escenario: 

Vístase como Moisés, o pida a un 
adulto varón que lo haga y cuente o 
lea la historia. Pida a sus alumnos que 
lo sigan por el aula y luego se sienten 
frente a usted. Diga a sus alumnos: Por 
haber perdido la paciencia con los 
israelitas, y porque golpeó la peña 
para sacar agua de ella en vez se sim- 
plemente hablarle, como Dios había 
mandado. Dios le dijo a Moisés que 
no podía entrar a la tierra prometida, 
imaginen que son uno de los israeli- 
tas y que están por entrar a la tierra 
que Dios les prometió. Escuchen las 
últimas palabras que Moisés les va a 
hablar. 



Lea o cuente la historia. 

Moisés mira con anhelo más allá 
del Jordán, hacia la tierra prometida. 
Está triste porque no va a poder entrar 
allí. Le ruega a Dios que lo deje entrar 
con su pueblo, pero Dios suena como 
nuestros papas cuando nos dicen que 
ya no les hablemos más de eso. 

Así que Moisés no se lo pide más ni 
se queja por ello. Acepta la sabiduría y 
voluntad de Dios. Pero ahora Moisés 
piensa en ustedes los israelitas. ¿Quién 
los dirigirá ahora? ¿Quién va a cuidar- 
los tanto como él lo ha hecho? Moisés 
ora a Dios pidiendo que envíe un buen 
dirigente. 

Dios escucha la oración de Moisés 
y le dice que desea que Josué sea su 
nuevo dirigente. Josué es un hombre 
de fe y sabiduría, así que Moisés está 
contento con esa elección. 



Pero Dios desea que Moisés haga 
una cosa más. Han pasado ya muchos 
años desde que Dios le dio por primera 
vez a su pueblo los Diez Mandamien- 
tos. La mayoría de las personas eran 
niños pequeños cuando Moisés subió 
al monte Sinaí y Dios le dio los Diez 
Mandamientos. No sabían lo que esta- 
ba pasando o lo que significaba. Dios 
desea que Moisés nuevamente les diga 
y les explique las leyes que Dios quiere 
que obedezcan cuando entren en la 
tierra nueva. 

El rostro de Moisés está iluminado 
por una luz santa. Sus largos cabellos 
blancos caen sobre sus hombros toda- 
vía fuertes. Su mirada clara y sabia 
contempla a las miles de personas que 
están delante de él. Estas serán sus últi- 
mas palabras al pueblo de Israel. 

Comienza a hablar con gran emo- 
ción. Repite la historia del pueblo de 
Israel, recordando su esclavitud en 
Egipto y cómo fueron rescatados por 
Dios. Les recuerda las grandes maravi- 
llas que Dios obró para que pudieran 
escapar a través del Mar Rojo. Dios les 
proveyó alimento y agua y los guió 
con una nube y una columna de fuego. 
Les habla de los pecados de sus padres 
quienes murmuraron, se quejaron y 
adoraron ídolos. Les recuerda la razón 
por la que vagaron por el desierto 
durante cuarenta años más, antes de 
poder entrar en Canaán. Moisés tam- 
bién les habla de la gran paciencia y 
amor de Dios hacia ellos y de su per- 
dón y gracia. 

Moisés les dice que las reglas o 
mandamientos que Dios les dio son 
más sabias que las reglas de las otras 
naciones. Ellos deben ser ejemplo para 
otras naciones de la sabiduría y el cui- 
dado de Dios por sus hijos. Les habla 
también de las cosas maravillosas que 
les esperan en Canaán. 



102 LECCIÓN DOCE 



Entonces Moisés les recuerda nue- 
vamente las leyes. Tiene miedo de que 
las olviden y que se aparten de Dios. 
Así que les recuerda las maravillosas 
bendiciones que recibirán si obedecen 
y las maldiciones que les vendrán si no 
lo hacen. Les habla de las bendiciones 
de riqueza y prosperidad en la familia y 
en las cosechas, de llegar a ser líderes y 
de protección de sus enemigos. Les 
habla también de las maldiciones de 
perder su tierra, de perder la paz y 
seguridad, de vivir con temor y tristeza 
y también de enfermedades. 

Entonces Moisés termina con un 
canto. Ese canto habla de la forma 
maravillosa como Dios les ha mostrado 
su amor en el pasado, de los aconteci- 
mientos futuros y la victoria final, en 
ocasión de la segunda venida de Cristo. 
Moisés le pide a la gente que memori- 
cen ese canto, que se lo enseñen a sus 
hijos, que lo canten en coro cuando se 
reúnan para adorar y que lo canten 
mientras trabajan. No desea que se les 
olviden sus últimas palabras dirigidas a 
ellos. Y Dios no desea tampoco que 
nosotros nos olvidemos de sus leyes. 
Desea que elijamos obedecerle. 

Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: ¿Por qué estaba Moisés 
habiéndole a la gente por última vez? 
(Estaban por entrar a Canaán y él no 
iba a ir con ellos.) ¿De qué estaba 
preocupado? (De que no tuvieran un 
nuevo buen líder; de que se fueran a 
olvidar de Dios.) ¿Cuáles son algunas 
de las cosas que Moisés le dijo a la 
gente? (Les recordó de su historia, de la 
protección de Dios y sus milagros, de 
obedecer la ley de Dios; las bendicio- 
nes de Dios si ellos obedecían; las mal- 
diciones de Dios si desobedecían, etc.) 
¿Qué deseaba Moisés que aprendiera 
la gente y se lo enseñara a sus hijos? 
(Un canto acerca de la ley.) ¿Piensas 
que la obediencia de la gente es una 
forma de adorar a Dios? (Sí.) Eso me 



hace pensar en nuestro mensaje. ¿Lo 
recuerdan? Vamos a decirlo juntos 
nuevamente: 

I — \ ADORAMOS A DIOS CUANDO 
V — y ELEGIMOS OBEDECERLE. 

Versículo para memorízar 

Enseñe a sus alumnos el siguiente 
versículo para memorizar juntamente 
con los ademanes. Repítanlo hasta que 
todos lo aprendan. 

Adoren Cruzar los brazos 

sobre el pecho. 

al Señor su Dios Señalar hacia el 
cielo. 

y sírvanle Abrir las palmas de 

las manos y levan- 
tarlas hacia arriba 
como dando algo. 

solo a él Señalar hacia arri- 

ba. 

(Deuteronomío 6:13) Juntar las palmas y 
luego abrirlas. 

Estudio de la Biblia 

Pida a algunos adultos que ayuden 
en esta actividad a los alumnos que 
todavía no pueden leer. 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: Hoy estamos hablando 
acerca de obedecer los mandamien- 
tos de Dios, así que vamos a repasar 
juntos los Diez Mandamientos. 
Abran su Biblia en Éxodo 20:1 al 17. 
Pida a alumnos voluntarios que tomen 
su turno para leer los versículos. 

Para reflexionar 

Diga a sus alumnos: ¿Saben que 
hay otro mandamiento y que es el 
más grande? ¿Saben cuál es? Vamos 
a buscar Mateo 22:36 al 40. Pida a 
alguien que lea en voz alta Mateo 22: 
36 al 40. Díganme en sus propias 
palabras lo que dicen esos versículos. 
¿Piensan que seremos felices si obe- 




LECCIONDOCE 103 



decemos esos mandamientos? (Sí^ 
porque Dios nos hizo y sabe lo que nos 
iiace felices.) Cuando seguímos esos 
mandamientos, ¿estamos adorando a 
Dios? (Sí.) Eso nos recuerda nuestro 



mensaje de hoy. Vamos a repetirlo 
juntos nuevamente: 

I — \ ADORAMOS A DIOS CUANDO 
V — ^ ELEGIMOS OBEDECERLE. 



o 



Aplicando la 
lección 

"A' es para adoración 

Enseñe a sus alumnos dos adema- 
nes: 

Adoración: Forme una A con las 
dos manos, liaciendo una ''casita'' con 
las dos y sobreponiendo liorizontaí- 
mente los dos dedos índice. 

No adoración: Forme una cruz cru- 
zando los dos antebrazos. 

Lea la siguiente lista de actividades 
y pida a sus alumnos que indiquen si 
cada una de ellas le demuestra a Dios 
que lo amamos (formando la "A"), o si 
demuestra que no lo adoramos (for- 
mando entonces la X). Añada las activi- 
dades que usted desee, o pida a sus 
alumnos que se turnen para sugerir 
actividades al resto de la clase. 

Tirarle la cola al gato; 

ir a la iglesia el sábado; 

ayudar a recoger hojas caídas; 

robarle un juguete a un amigo; 

desobedecer a tu papá; 

orar y cantarle a Jesús; 

hacer bien las tareas; 

mentirle a tu maestro; 

compartir tu almuerzo con alguien; 

llevarle flores a un enfermo; 

visitar a un anciano el sábado; 

tomar mucha agua; 

hornear galletas para una persona 
solitaria; 

arrojarle piedras a los patos; 

copiarse en una prueba escolar; 



hablarle sin respeto a tu mamá; 
disfrutar recolectando conchas en 

la playa; 
decir malas palabras; 
alegrarte si tu amigo tiene un 

nuevo juguete; 
orar antes de dormir; 
ofrecer ayuda a los nuevos vecinos; 
leer tu Biblia; 
mirar programas de violencia en la 

televisión; 
quejarte y murmurar; 
comer alimentos no saludables; 
ser amigo de un alumno nuevo; 
obedecer a los padres en vez de a 

los amigos; 
leerle un libro a un niño pequeño. 

Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: ¿Cómo le podemos demos- 
trar a Dios que lo amamos? Adorar a 
Dios significa que tenemos una rela- 
ción de confianza con él. Creemos y 
obedecemos lo que nos dice. 

¿En qué piensan cuando digo la 
palabra 'adoración '? ¿Qué significa? 
Mucha gente piensa solamente en 
los servicios del sábado cuando escu- 
cha la palabra adoración. Pero la 
adoración es más que eso. Es nuestra 
respuesta a nuestro Hacedor, un Dios 
santo y admirable. 

Sí, adoramos a Dios en el sábado, 
pero también lo adoramos todos los 
días de la semana a través de la 
forma como vivimos. Cuando le obe- 
decemos a él y tratamos a los que 
nos rodean con dignidad y respeto 



104 LECCIÓN DOCE 



porque amamos a Dios, lo estamos 
adorando. 

Una de las mejores formas de 
adorar a Dios o de demostrarle nues- 
tro amor, es hacer lo que nos dice en 
su Palabra, la Biblia. Y Dios nos ben- 
dice en recompensa por nuestra obe- 
diencia. ¿Pueden pensar en algún 
beneficio por hacer el bien en las 
situaciones de las que hablamos hace 
un rato? (Sus padres, maestros y otras 
personas estarán contentos con uste- 



des, la gente los respetará, estarán 
dando un buen testimonio cristiano, se 
sentirán bien al obedecer en lugar de 
meterse en problemas, el ser bondado- 
so llenará sus mentes de buenas cosas, 
tendrán paz en su corazón, etc.) Eso 
nos recuerda nuestro mensaje de 
hoy. Vamos a repetirlo juntos nueva- 
mente: 



t:> 



ADORAMOS A DIOS CUANDO 
ELEGIMOS OBEDECERLE. 



O 



Compartiendo U 
lección 



Entra a mí corazón 

Versículo para memorizar: 
'Adoren al Señor, su Dios... y sírvanle 
solo a ér (Deuteronomio 6:13). 

Para reflexionar 

Pregunte a sus alumnos y espere la 
respuesta: ¿A quién le gustaría leer en 
voz alta lo que dice el corazón? Sí, es 
nuestro versículo para memorizar. 
Pueden anotar allí su nombre para 
mostrar que desean servir a Jesús 
con todo su corazón. Cuando hacen 
esto están eligiendo obedecer a Dios. 
Y eso lo hace a él muy feliz. 



Lleven su corazón rojo a casa y 
dénselo o muéstrenselo a alguien 
mientras le dicen cuánto desean ser- 
vir a Jesús con todo su corazón y tra- 
tan de obedecer lo mejor que pue- 
den. Vamos a cantar juntos 'Al andar 
con Jesús'' (Hímnarío adventista, n° 238). 
Vamos a decir juntos una vez más 
nuestro mensaje de hoy: 

I — \ ADORAMOS A DIOS CUANDO 
V — ^ ELEGIMOS OBEDECERLE. 



Clausura 

En una breve oración, pida a Dios 
que ayude a cada alumno a desear 
adorarlo siendo obediente. Dele gra- 
cias a Dios por los beneficios y bendi- 
ciones que nos da. 



Necesita: 

• patrón de 
corazón 
(pág. 118) 

• papel rojo 

• tijeras 

• lápices o lapi- 
ceras 



LECCIÓN DOCE 105